Pintar con rodillo

Pintar con rodillo ha sido durante muchos años el método más utilizado para pintar paredes y techos, antes de que aparecieran el aerógrafo y la pistola. Las brochas no compiten con estos porque su objetivo es pintar otro tipo de espacios más reducidos.

Muchas veces queremos remodelar nuestra casa, lugar de trabajo, negocio, etc., por alguna razón, ya sea porque queremos cambiar como se ve el lugar o porque consideramos que ya es tiempo de darle un nuevo aspecto.

Pintura para paredes - productos
Existen diferentes formas de poder pintar las paredes para darles una nueva vida y una de las más comunes es pintar con rodillo. A muchos puede resultarles algo muy difícil de hacer, porque lleva un poco más de trabajo, pero la gran ventaja de pintar con el rodillo es que puedes dejar la pintura más pareja y cubrir el área con mayor rapidez.

Elegir el rodillo adecuado para pintar

Si tomaste la decisión de cubrir la pared haciendo uso del rodillo, debes comprar un rodillo adecuado. Recuerda que si es un espacio muy grande el que debes pintar, debes comprar un rodillo nuevo, ya que uno usado podría no rendir de igual forma durante todo el pintado, dejando la pared poco uniforme y con un aspecto poco estético.

Si es un espacio pequeño el que debes pintar con el rodillo puedes usar el que ya tienes en casa, solo recuerda revisarlo y ver que esté en buenas condiciones para que puedas aplicar la pintura en el lugar deseado.

Algunas veces al pasar el tiempo la esponja del rodillo tiende a ponerse demasiado dura o simplemente ya está muy desgastada y si la usamos así nuestra tarea de pintura puede quedar hecha un desastre.

Si tienes un rodillo en casa existe la opción de únicamente cambiar su esponja, pues en las ferreterías puedes comprar únicamente este accesorio. Esta es una forma de ahorrar un poco de dinero durante el trabajo de remodelación, aunque deberás prestar especial atención a que el palo que tienes en casa aún sea resistente para que no termines gastando más que al haber comprado un rodillo completo desde el inicio.

Pintar con rodillo

Existe una gama muy amplia con muchos rodillos donde elegir.

Cómo pintar con rodillo

Para pintar con rodillo sin dejar marcas es necesario que tengas todos los materiales a mano; para facilitar la carga de pintura debes utilizar la bandeja especial que viene con el rodillo. Este recipiente ayudará a que cuando quieras sumergir el rodillo en la pintura no lo sumerjas del todo y que además puedas descargar el excedente, puesto que esto puede derramar demasiada pintura y manchar el área de trabajo.

Si quieres pintar con rodillo de espuma sin dejar burbujas recuerda siempre hacerlo despacio para que puedas ir verificando que toda la pintura quede pareja y que cuando finalices no necesites pasar nuevamente el rodillo con más pintura para emparejarla. Dependiendo del color que tengas de base puede ser necesaria una segunda capa de pintura para que la pared quede perfecta.

Por último, cuando hayas terminado de pintar con rodillo si quieres que este se conserve por más tiempo debes limpiarlo con algún líquido especial que ayude a eliminar la pintura. Si es una pintura de látex bastará con que lo enjuagues con suficiente agua hasta que esta salga clara, luego déjalo secar y guárdalo en un lugar seguro donde no tengas humedad para que la esponja no se ponga dura o que logre partirse en pedacitos la próxima vez que quieras utilizarla para una nueva pintura.

Apuesto a que alguna vez has utilizado un rodillo para pintar o simplemente has estado presente. ¿Qué tal fue la cosa?

Descargar artículo completo pintar con rodillo en pdf

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *