Pintura al horno

La pintura al horno o pintura horneada tiene como propósito alcanzar un acabado de la más elevada calidad, por lo que es ideal para darle a los vehículos un acabado profesional y duradero. Y a pesar de que sea muy similar a la pintura electrostática, no tiene el mismo efecto, sin embargo, pintar un auto con este tipo de pigmento requiere de varios días e inclusive semanas.

Actualmente existen diversos talleres especializados en planchado y aplicación de pintura que disponen de un horno para efectuar un acabo de calidad en los automóviles. Estos recintos cerrados son conocidos como cabinas que evitan que la pintura horneada absorba partículas malas, y una vez que se aplica la capa, ésta se calienta para apresurar el proceso de secado, ya que tienden a trabajar a temperaturas que oscilan entre los  60 y 80 ºC.

Por otro lado, estas cabinas de pintura al horno no solamente aportan ventajas en pro de  garantizar un acabado perfecto en los vehículos, sino que desde una perspectiva de prevención de riesgos laborales, permiten a los trabajadores desarrollar sus actividades de pintado en unas condiciones seguras y controladas.

Cómo se aplica la pintura al horno

Pintar un vehículo con pintura al horno puede durar varios días, pero en el caso de los autos viejos el proceso suele llevar unas semanas, puesto que el número de capas que se requieren para lograr un buen acabado en estos coches es mucho mayor.

Una vez que se aplica la pintura horneada, ésta puede secar a una temperatura ambiente de aproximadamente 20ºC o acelerar el proceso, aumentando la temperatura a unos 60-80 ºC dentro de la cabina de secado o en el mismo recito donde se la aplicó el pigmento.Pintura al horno

Mayormente, la misma cabina donde se aplicó la pintura horneada funciona también como horno de secado, emitiendo el aire en su parte interna a un temperatura que comprende entre los 60 y 80ºC durante aproximadamente unos 45 minutos de secado.

En consecuencia, estas cabinas de pintura al horno poseen dos fases de funcionamiento: una etapa de pintado, con un caudal de aporte de aire, a una velocidad específica y calentado el aire a unos 20 ºC. Mientras que el segundo ciclo también se basa en un proceso de secado, donde el caudal y la velocidad tienden a ser menores, pero la temperatura se aumenta a unos 60-80 ºC.

En esta segunda fase, el aire aspirado del exterior es redirigido  por medio del intercambiador de calor a una temperatura de un 65% para lograr un mayor aprovechamiento energético.

Video con demostración de pintura al horno:

La diferencia de calidad de acabado entre pintar un mueble o un vehículo es evidente. No hay más que ver el resultado. ¿Tú qué opinas?

Claramente este tipo de pintura es pintura industrial. Si eres un profesional de la pintura al horno te agradeceríamos enormemente que nos aportes algo de tu experiencia en este campo.

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *