Pintura bicapa

Artículo actualizado el 27/09/16. La pintura bicapa consiste en un sistema de multicapas conformado por una base de color y otra transparente, y aunque esta última  funciona para brindarle protección al color, tiende a ser bastante sensible  a las telarañas y los rayones.

Sin embargo, se caracteriza por ser  una capa sin pigmentos que posibilita que la luz se refleje a través de esta.

Pintura bicapa BRUNEL de 10 litros

Como su nombre lo indica, la pintura bicapa requiere dos pasos para poder lograr el acabado final, que se fundamenta en una base de color y una de laca brillante. Gracias a que la capa de color es prácticamente mate su aplicación suele ser muy fácil, disminuyendo el tiempo de secado y las posibilidades de alcanzar una superficie naranja.

Ese tipo de acabado necesita de un cuidado muy especial, ya que nunca deben ser tratadas con ceras abrasivas, ásperas o que posean componentes químicamente agresivos como los que están diluidos con thiner acrílico o gasolina. En la actualidad, imperan compuestos diseñados especialmente para la pintura bicapa, pero si estás realizando un trabajo que requiera más abrasión, lo recomendable es recurrir a un técnico experimentando, que utilice el equipo pertinente para ello.

Cómo aplicar la pintura bicapa

Como se mencionó anteriormente este acabado se basa en dos capas de diferentes composiciones: la primera es la pintura que contiene color y los pigmentos que  lleva el metal, luego se le aplica una capa superior que está compuesta de laca transparente o barniz.

La pintura bicapa se aplica frecuentemente en coches antiguos,  debido a que con esta técnica se puede lograr un  acabado con colores Pintura bicapametalizados, sólidos, y perlados.

Además, se aplica a aerógrafo después de haberla preparado y recubierto de manera correcta sobre la superficie en dos o tres capas finas hasta conseguir cubrirla en su totalidad.

Por otra parte, la disolución que recomienda el fabricante es la correcta para obtener un acabado óptimo; sin embargo, lo mejor es efectuar algunas pruebas con diferentes presiones de aire, aproximadamente un kilo,  y distancias de aplicación entre 8 a 10 centímetros.

Conviene destacar que cuando el metal dispone de un color sólido es muy difícil apreciar a simple vista si se trata de una pintura monocapa o bicapa. Pero existe una forma de averiguarlo, y es lijando un poco la superficie. Si notas que el polvo que emanan de ésta es de color, entonces es un acabado monocapa, pero si el polvo es blanquecino estamos ante una pintura bicapa, porque lo que se está raspando es el barniz o la laca brillante.

Video de cómo preparar la pintura bicapa:

Si no necesitas aplicar pintura bicapa siempre puedes utilizar la pintura monocapa.

¿Qué te parece la pintura bicapa? Si se te ocurre alguna otra aplicación háznolo saber, y si lo aplicas envíanos alguna foto. Gracias.

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *