Pintura texturizada

La pintura texturizada no es solamente un tipo de pintura para cambiar de ambiente un espacio de nuestra casa u oficina, además oculta y encubre todos los defectos o fallos que tenga alguna pared y que queramos que luzca de una mejor manera.

Este tipo de pintura la podemos encontrar de dos maneras, de una forma premezclada o un preparado con arena y así ya poder adherirla a la pintura.

La pintura texturizada es otra alternativa a la pintura tradicional y lisa y que es utilizada por diferentes razones. También algo que diferencia esta pintura de otras es su resistencia a los cambios climáticos, ya que es bastante resistente y dura muchos años.

Este tipo de pintura texturizada se puede encontrar en diferentes acabados: tradicional, rústico o moderno.

Si en algún caso tu pared se llega a ensuciar y no sabes cómo quitar esas manchas no te preocupes, puedes rociar cuidadosamente la superficie manchada, así que solo basta con que laves tu pared con baja presión de agua y quedara como nueva.

Pintura texturizada

Preparación y aplicación de la pintura texturizada

Preparar la pintura texturizada es un proceso bastante sencillo y rápido.

  • Para comenzar debes preparar la pared donde aplicaras la pintura, habiendo pasado previamente una lija o un cepillo para poder eliminar y limpiar toda la pintura vieja y descascarillada que pudierea haber.
  • Luego ya de haber limpiado y despejado la superficie de cualquier impureza, pasamos a aplicar la pintura texturizada.
  • Al aplicarla nos podemos ayudar con un rodillo, vertimos y mezclamos la pintura en un recipiente especial, luego pasamos el rodillo varias veces sobre la pintura para que este quede cubierto de pintura para luego cuidadosamente vayamos pasando el rodillo sobre la superficie donde la queremos agregar. Este procedimiento para aplicar la pintura texturizada lo repetimos varias veces hasta que la pared quede totalmente cubierta de pintura.

Si te decides por adquirir la arena y la pintura por separado puedes experimentar con la cantidad de cada una hasta encontrar la mezcla que más te guste. Prueba primero con un poco de mezcla sobre una pequeña zona de la superficie a pintar y déjala secar un rato. Una vez que te decidas ya puedes aplicar la pintura texturizada directamente a toda la superficie.

Es importante que la arena debe ser de sílice y la puedes encontrar en ferreterías, no te vale arena de playa u otra arena porque no mezclaría bien con la pintura. Esta te recomendamos que sea de latex.

No te sorprendas al dar las manos con el rodillo o brocha de pintura porque necesitarás recargarlos con mayor frecuencia que con la pintura convencional. Esto es por la propia densidad de la pintura texturizada.

Es importante que a cada rato te alejes unos metros de la pared o superficie a pintar para comprobar que estamos consiguiendo el efecto deseado.

Si queremos dar un paso más y experimentar con texturas nuevas, una vez aplicada la pintura texturizada y antes de que se seque, podemos probar a modificar la textura inicial con una esponja, cepillo o lo que se nos ocurra. Como siempre primero prueba en una esquina, y si dudas si aplicar la nueva textura al resto pregunta a alguien que este contigo antes de que se seque del todo la pintura.

Os dejamos un video sobre la aplicación de la pintura texturizada:


¿Ya sabes lo que es pintura texturizada? Dinos dónde la has visto, y mejor si las has utilizado dinos para qué. Se agradece.

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *